Los códigos sagrados son recursos de emergencia que la divinidad ha reservado para este tiempo. Se basan en una matemática misteriosa que pertenece a otras dimensiones.

Al recitar un Código, la energía del que lo usa se fusiona con la del Ser de Luz al que se invoca, lo que trae como consecuencia la manifestación. Bajo esta circunstancia, lo Divino “está casi obligado a aceptar la solicitud si es obviamente para la salud de nuestra Alma.

El primer ser de luz que se reveló ante el maestro José Gabriel Agesta en forma de plegaria fue el maestro ascendido Merlín. Este le dio a conocer el código sagrado 147/62 que abre el portal de un planeta cercano a Sirio llamado Oasibeth. Este planeta no es visible al ojo de la tercera dimensión, es decir al nuestro. Oasibeth, conocido como el “Planeta de la Misericordia” es un campo aleatorio donde Dios es autónomo y se deleita haciendo lo que nosotros llamamos milagros.

Estos códigos aparecen en un momento difícil para la humanidad donde se juega la suerte de muchas almas. Existen tres caminos posibles para acceder a dichos milagros que se obran desde el planeta Oasibeth de la Misericordia. La tercera dimensión, la cuarta dimensión y la quinta dimensión. Cada alma decidirá donde situarse. Los códigos abren puertas que han permanecido cerradas para muchos y logran cosas que las almas no han podido conseguir por otros medios. Por eso, se constituyen en una carta favorable y esperanzadora para un momento desafiante.

Hay códigos que actúan muy rápido, y otros tardan más tiempo, tal vez porque eliminan material oculto de un pasado cercano o remoto. Dios/Padre/Madre, ofrece códigos prácticamente para cada situación y circunstancia. Quien vibre en esta frecuencia será atraído como un imán hacia este recurso.Los códigos pertenecen al mundo del corazón, a la nueva energía.

Los Códigos canalizados por Jose Gabriel Agesta, deben repetirse 45 veces cada vez, porque esto es una manifestación, con la Intención de Amor de su corazón, que es lo que genera el cambio.
Además de insistir en las 45 veces, el impacto interno es profundo.

Los códigos sagrados se pueden decir como una sola figura (por ejemplo, 10243 diez mil doscientos cuarenta y tres), una a la vez (una dos, cuatro, tres); dos por dos o como nacen del corazón. Puede repetir tantas veces al día como desee, no hay ninguna regla.

El número de días que los haces depende de ti, generalmente se hacen hasta que manifiestas lo que estás pidiendo, Hay otros códigos, como la conexión con la Tierra, etc., que sería maravilloso hacerlos siempre.
Se pueden hacer en cualquier momento y en cualquier lugar.

El reconocimiento es muy importante, una vez que el código sagrado está terminado, ya que estamos manifestando la fe que tenemos, que ya hemos recibido la gracia. Esa es la gratitud efectiva que genera las altas vibraciones, ya que se ve reforzada por la fe de que ya la hemos recibido.

4 Comentarios
  1. Ariadna 11 meses

    sí hay muchos códigos, cada uno con finalidades diferentes, yo de momento no he probado si dan resultado la verdad, quizás ahora que tengo más tiempo libre sea la ocasión ideal

  2. Javier García 11 meses

    Una historia increíble, me quedado con ganas de saber más sobre los códigos sagrados.

  3. Virginia 11 meses

    realmente fascinante

  4. Paloma 10 meses

    yo quiero probar esto de los códigos, me parece alucinante.

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

©2019 Mundovidentes Todos los derechos reservados.

Contacta con nuestro equipo de profesionales

Ahora mismo no estamos en línea pero si quieres puedes enviarnos un correo electrónico y te contestaremos en cuanto lo veamos.

Enviando

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?